Cómo tratar las pesadillas infantiles

16265971_1435187933190133_8250814052675155048_n

Pauline es la madre de una niña de doce años. La niña hace tiempo tiene siempre la misma pesadilla cuando duerme, un ser controla su mente y tiene que matar a todo el mundo. El sueño le asusta y le angustia. Pauline no sabe cómo ayudar a su hija con la pesadilla. Algunas personas le han recomendado que le compre una mascota para que duerma con ella. Ahora la niña duerme con los padres y esto parece que ha mejorado la situación.

Comprar una mascota puede solucionar el problema pero crear otros. Es una buena idea si se quiere reforzar el amor a los animales, crear conductas de cuidado y responsabilidad u otro valor que los padres consideren que una mascota puede promocionar. Aunque puede suponer una sobrecarga para la familia y una implicación que habría que prever con cuidado. Tampoco es una buena estrategia educativa. ¿Qué hacer con el niño/a cuando tenga el primer desengaño amoroso?

Dormir con ella puede ser una solución a corto plazo pero a la que se debe poner fecha de caducidad, salvo que los padres sean defensores del colecho, que es poco frecuente. Sin embargo ayudarle a afrontar el problema y darle herramientas para afrontar las pesadillas puede fomentar su independencia.

Lo primero que yo haría es ver si en la vida de vuestro hijo/a hay alguna fuente nueva de ansiedad. Por ejemplo un problema en el colegio, en la familia, con los amigos, sobrecarga de tareas, etc. Aunque crecer y enfrentarse a los cambios que vienen con el desarrollo puede ser ya bastante fuente de estrés. Y para ver si es así hablaría mucho con ella.

Lo segundo puede ser introducir hábitos para reducir la ansiedad. La ansiedad y el estrés puede ser el origen de las pesadillas. El ejercicio físico bajará la ansiedad y aumentará su autoestima.

La tercera cosa que haría es afrontar el tema de la pesadilla tal cual. Si recuerda alguna película, libro, historia que le hayan contado que esté relacionada con la pesadilla. Cómo actuaría si ocurriera en la realidad. Cómo de real es la historia o si alguien puede llegar a tener esa capacidad.

Y la cuarta, y relacionada con la anterior, daría estrategias para afrontar el miedo en los sueños. Los sueños son permeables y se puede modificar su contenido. El solo hecho de hablar de ellos los puede modificar. En los niños el simbolismo y la magia pueden ser una herramienta muy útil. Aquí van algunas ideas para modificarlos y afrontar el contenido que produce ansiedad y miedo:

  • Dar poder especial al niño/a para afrontar lo que ocurre en los sueños. Podemos dar un objeto imaginario que dé poder y proteja de las amenazas. Por ejemplo un anillo o una armadura. Podemos pedir al niño/a que cierre los ojos antes de dormir y simular que le damos el anillo, la espada, la armadura, etc. Podemos pedirle que lo visualice y simular que nos enfrentamos a amenazas y que las vencemos.
  • Crear un lugar seguro. Esto también es aplicable a adultos. Se trata de crear un espacio mental que sirva de retiro cuando la ansiedad, el miedo el estrés u otra emoción negativa nos invada. No se trata de una huida si no de un lugar en el que recobrar fuerzas y relajarse para afrontar después. En los niños/as puede ser la guarida de su personaje favorito (si el personaje es humorístico mejor). Antes de dormir se trataría de reproducir con la imaginación la guarida del personaje o el lugar mágico de refugio, sentirse bien en el lugar, visualizar al personaje, imaginar algo gracioso con él, etc. Decir al niño, siempre que te sientas mal en el sueño puedes venir aquí a descansar. Repetir la fórmula para que el niño se quede con el tema. Se le puede pedir que repita la frase varias veces antes de dormir.
  • Reescribir la historia. Esta técnica es un clásico en el tratamiento de las pesadillas y se utiliza también el adultos. Se trata de escribir la pesadilla, pero introduciendo cambios en el desenlace. Se pide al niño/a que cambie el final por un desenlace positivo. Que el niño introduzca realismo, humor, afrontamiento de la amenaza, etc. Se le puede simplemente preguntar: Y tú qué harías para que la historia acabe bien? Comentar y dar ideas realistas para afrontar el miedo y la ansiedad puede completar la técnica.

Y una última cuestión, a veces las pesadillas no lo son. Otros problemas pueden confundirse con las pesadillas tales como la epilepsia y los terrores nocturnos. O pueden constituir un trastorno psicológico en sí mismo. Si el problema persiste hay que consultar al especialista.

Anuncios

Un apunte sobre la narcolepsia y el gluten

No soy un experto en narcolepsia y mucho menos en alimentación. Pero no he podido evitar un arrebato de curiosidad por la posible relación entre las dietas libres de gluten y la mejora en los síntomas de la narcolepsia.
onir-3
Para conocer algo sobre ello he consultado en la Biblioteca Nacional Americana de Medicina de Entidades de Salud (PubMed). Esta es una fuente de información médica fiable que recoge los artículos científicos de las revistas médicas más prestigiosas a nivel mundial. La documentación que se maneja en esta base de datos es enorme y es consultada habitualmente por profesionales de la salud. Para hacernos una idea del volumen de información que almacena hay que decir que contiene, a día de hoy, 26 millones de referencias. La información que almacena no está dirigida al público general por lo que puede ser de difícil lectura.

Dada mi ignorancia, no voy a entrar en la conveniencia de una dieta libre de gluten. Sin embargo sí quiero facilitar un dato que me ha sorprendido. He hecho una consulta en esta base de datos para ver cuantos documentos trataban la cuestión. Hay 2.342 artículos que contengan en su título la palabra narcolepsia: (narcolep*[Title]) y 3.218 sobre el gluten (gluten*[Title]).

Pues bien, combinando narcolepsia y gluten, y haciendo la búsqueda un poco más flexible, el resultado de la búsqueda es cero (narcolep*[Title]) AND gluten[Title/Abstract]. No hay ningún artículo entre los 26 millones de documentos que trate con profundidad este asunto.

Y esto ¿qué significa?

En mi opinión hay dos conclusiones que se pueden sacar:

  1. No hay ningún estudio que trate con suficiente especificidad la relación entre la narcolepsia y el gluten.
  2. Este asunto no ha captado el interés de la comunidad científica. Esto puede deberse a que no hay indicios previos que hagan sospechar de que esta relación exista. Hacer una investigación es muy costoso en recursos materiales y humanos. Si no hay una sospecha de que se va a encontrar algo no se investiga. Los investigadores no trabajan al azar, lo hacen tratando de obtener resultados positivos.

¿Y qué hubiera ocurrido si hubiéramos consultado dos conceptos que sí están relacionados? Por ejemplo celiaquía y gluten. El resultado de esta búsqueda es de 3.082 documentos (celiac[Title]) AND gluten[Title/Abstract].

En mi opinión, la recomendación que puede hacerse después de esto, es que es mejor esperar a que se aborde este tema por la comunidad científica. Entre tanto yo no haría ningún esfuerzo mientras no haya alguna evidencia suficientemente específica.

Pero yo no soy médico y estaré encantado si algún profesional de la medicina del sueño hace alguna aportación.

¿Sueñas con bebés?

onir-29¿Has consultado alguna vez un “diccionario de sueños”? El primer libro que conozco que se asemeja a un diccionario lo escribió Artemidoro (S. II d. C.). En realidad es un libro de magia, que según lo que apareciera en el sueño podías predecir tu futuro. Los libros de sueños siguen siendo magia, nada que ver con la Ciencia. Si tomas dos diccionarios verás que para el mismo tema dan dos interpretaciones distintas. Y si tomas tres tendrás tres interpretaciones.

Si tratas de interpretar el sueño de un amigo, es posible que tu amigo tenga la opinión del sueño de otra persona. Comprobarás lo amargo de convencer a tu amigo que esa interpretación no es correcta, y discutir que si aparece tal y tal, entonces significa tal y cual, que has mirado el mejor diccionario de Internet…

Lo mismo les ocurre a los profesionales. También llegan a conclusiones distintas. Cuando dos profesionales llegan a conclusiones distintas, esto se llama falta de fiabilidad. Si además la información que estás usando es de origen desconocido, no tiene consistencia teórica, ni justificación, esto se llama falta de validez. Sin validez y sin fiabilidad no hay Ciencia. Como mucho hay magia.

Esto último también es aplicable a las interpretaciones de corte psicoanalítico. Desgraciadamente el psicoanálisis no tiene un sistema que permita validar científicamente sus fundamentos y sus afirmaciones. En el mejor de los casos puede considerarse que se trata de una acumulación e interpretación de conocimientos adquiridos en las terapias de pacientes. Así que si pedimos a dos psicoanalistas que nos interpreten un sueño, volveremos a tener dos interpretaciones distintas del mismo. Poco serio. Bueno, para ser precisos, ninguna interpretación será buena. ¿Por qué?

Los sueños en los que los niños comen pasteles pueden ser evidentes. De los sueños simbólicos de los adultos no tenemos certeza de que las interpretaciones sean correctas. Ni siquiera sabemos si es posible interpretarlos. Y no podemos interpretar porque no conocemos cómo nuestro cerebro genera los sueños. No sabemos por qué toma unos datos de nuestra memoria, los mezcla, monta esa historia y no otra, etc. Solo tenemos hasta ahora teorías, y muchos autores tienen la suya propia.

Pero si sueñas con bebés mal rollo. No lo he consultado ningún “diccionario de sueños”. Esto se desprende de en una investigación que llevamos al congreso 2016 de la ESRS. El grupo de investigación estaba formado por Ana Sánchez Díez, Leticia Renieblas, Ursula Eleonore Oberst y por mí. En esta investigación hemos tomado 132 sueños y hemos analizado su relato. Cuando aparecían determinados elementos los contabilizábamos. Así contamos cuántos personajes y qué tipo de personajes aparecían, las emociones de los personajes y si había agresiones de algún tipo. También les pedimos a las personas que rellenaran un cuestionario para ver cómo de ansiosos estuvieron tras despertar del sueño que nos contaron. Con esto ya teníamos datos para poder analizar. No teníamos ni idea de que los bebés iban a ser un problema.

Así que tomamos datos del relato y los datos del cuestionario, y estudiamos sus relaciones. Queríamos saber si solo con el relato se podría saber cuánta ansiedad tenía la persona que lo había escrito. Y la respuesta fue que sí. No lo podíamos hacer con mucha precisión, pero algo se podía saber. Al menos lo podíamos saber mejor que antes de hacer esta investigación. Algo es algo.

Vayamos con los bebés. Había varias cosas que estaban relacionadas con la cantidad de ansiedad que tendríamos cuando nos despertáramos. Una de esas cosas era la presencia de niños de menos de un año. Pero había más. La presencia de ansiedad, miedo, preocupaciones etc. en el propio sueño se trasladaba a la ansiedad al despertar. Tampoco era bueno que hubiera una amenaza de agresión física o que alguien verbalmente nos tratara mal. Esto parece lógico.

Y había cosas que amortiguaban los efectos negativos. La presencia de hombres era una de ellas ¿Por qué? No lo sabemos. Ocurre lo mismo cuando aparecen grupos de personas. Es posible que como animales sociales que somos, nos siente bien estar con personas dentro de nuestros sueños. Esto parece que nos tranquiliza.

Y hay más. Nuevamente aparecen los bebés. Si el bebé es nuestro, cuando despertemos estaremos menos nerviosos. Así que si el bebé es nuestro la cosa es positiva, pero si el bebé no es nuestro la cosa será negativa ¿Y esto por qué ocurre? No lo sabemos. El caso es que si sueñas con bebés que no son tuyos, es posible que te despiertes con más ansiedad que cuando sueñas con otras cosas.

La conclusión de nuestro estudio es que los sueños nos dan información útil del estado psicológico de la persona.

Fuente: Saez-Uribarri, I.; Renieblas, L.; Sánchez-Díez, A. & Oberst, U. (2016). Relationship between dream content and the state of anxiety upon awakening. Journal of Sleep Research, 25 (S1), P189. http://dx.doi.org/10.13140/RG.2.2.19477.32481

Un termómetro para medir sueños

¿Es posible medir la temperatura de los sueños? Bueno, en realidad, de los sueños podemos medir muchas cosas: cuantos personajes aparecen, si hay emociones, relaciones sociales amigables, entre otros aspectos.. Estas medidas nos dan una idea de la “temperatura” del sueño, aunque, para ser más precisos, deberíamos hablar de medidas del contenido de los sueños.

Mafalda¿Y para qué necesitamos medir el contenido de los sueños? Por que los sueños a veces son un problema. Hay personas que sufren pesadillas frecuentes. Son, por ejemplo, aquellas que sufren depresión, insomnio, narcolepsia, estrés postraumático y otras problemáticas. Así que si los conocemos mejor, podremos controlarlos también mejor. Por otra parte nos dan información del actividad mental cuando se duerme, o lo que es lo mismo, cuando estamos aislados del mundo exterior, sin interferencias que nos distraigan. Además los sueños son interesantes de por sí y todavía no sabemos por qué soñamos.

El “termómetro” más utilizado por los científicos para medir el contenido de los sueños es el ideado por Hall y Van de Castle (1). Es un método que ha permitido describir el aspecto general de nuestros sueños y comparar los sueños entre distintas culturas, perfiles sociales, grupos de personas con patologías, etc. A este método hay que agradecerle el haber permitido generar mucho conocimiento sobre los sueños.

¿Y es bueno el “termómetro” ideado por estos autores? ¿O se parece a esos termómetros que si te lo pones cada 5 minutos, cada vez te dan una temperatura distinta? Pues la respuesta es que sí y que no. En una investigación que hemos realizado (2) vimos que el método mide bien algunas cosas y no tan bien otras. Es fiable para medir el número de personajes, de emociones y de agresiones. También es fiable para ver cuántas veces se produce ira, ansiedad o agresiones físicas. Sin embargo el método es mejorable para medir el número de personajes desconocidos, la tristeza o las agresiones sociales. Habrá que ver si otras investigaciones confirman estos resultados. Entre tanto seguiremos buscando buenos termómetros e investigando sobre los sueños.

Referencias:

(1) Hall, C. S., & Van de Castle, R. (1966). The content analysis of dreams. East Norwalk, CT, US: Appleton-Century-Crofts.

(2) Saez-Uribarri, I., Renieblas, L., Sánchez-Díez, A., & Oberst, U. (2016). Reliability of the identity, emotion and aggression scales of the Hall and Van de Castle coding method. 23 Symposium Internacional Sobre Actualizaciones y Controversias En Psiquiatría. Barcelona. doi:10.13140/RG.2.1.1785.6884

 

 

 

 

 

Una buena idea para combatir los terrores nocturnos!

A un estudiante universitario se le ha ocurrido desarrollar una aplicación para móvil que te avisa en el momento en que se va a producir un terror nocturno. Este estudiante pretendía mejorar el sueño de su padre, veterano de guerra que padecía terrores nocturnos. La aplicación está en fase de prueba, pero la idéa es muy prometedora ahora que existen dispositivos móviles permiten registrar variables fisiológicas.
La pregunta es si esta idea es trasportable a otros acontecimientos nocturnos como las pesadillas. Esto podría ser muy útil para personas con Trastorno por Pesadillas y en la Narcolepsia.

Ver noticia

Se buscan colaboradores

Se bAnuncio fotouscan colaboradores para participar en una investigación sobre el contenido de los sueños. El perfil necesario para participar es el de licenciado/master en psicología, con orientación clínica o de investigación. Se valorará certificación en inglés.

La tarea a realizar consistirá en el aprendizaje y en la aplicación de dos métodos de análisis cuantitativo de los sueños. No es necesario ningún conocimiento previo sobre el tema.

Se ofrece:

  • Remuneración según cumplimiento de los objetivos de la investigación.
  • Participación como coautores en comunicaciones de congresos o publicación de artículos.

Se requiere:

  • Ordenador PC Pentium IV
  • Cuenta de Skype

Interesad@s enviar curriculum vitae a inisaezu@bilbao.com

Proyecto BRAIN

SinapsisMagnífica exposición ayer del Proyecto Brain a cargo de Rafael Yuste, catedrático de la Universidad de Columbia, en el paraninfo de la UPV-EHU de Bilbao. El proyecto Brain tiene como objetivo el desarrollo de herramientas de diagnóstico por imagen que permitan mapear la corteza cerebral de un ser vivo, neurona a neurona, en tiempo real. Para ello se está aprovechando la propiedad que tienen las neuronas de absorber átomos de calcio a través de sus membranas cuando se encuentran activas. Estos átomos de calcio son capaces de activar sustancias luminescentes que permiten visualizar la neurona cuando se encuentra disparando señales eléctricas. La posibilidad de observar a las neuronas en plena acción y tener información de la evolución de la actividad de todas las neuronas del cerebro en tiempo real, revolucionará el diagnóstico de las enfermedades mentales y es posible que explique cómo la actividad neuronal genera el pensamiento humano. También se revolucionará el tratamiento de las enfermedades mentales con la posibilidad de descargar neurotransmisores sobre determinadas neuronas o grupos de neuronas. Es posible alcanzar ya esta precisión utilizando un metal, el rutenio, al que es posible enlazar neurotransmisores. El rutenio es sensible a la luz y rompe sus enlaces cuando la recibe. Esto último permite la descarga de neurotransmisores en zonas concretas de la corteza cerebral aplicando un haz de luz. Esta posibilidad terapéutica ya se está aplicando en laboratorio sobre modelos de epilepsia.

En la actualidad ya ha sido posible mapear todo el sistema nervioso de algún organismo primitivo. Ahora el reto se encuentra en poder extender este avance a organismos superiores. Este objetivo pretende ser alcanzado en un plazo de 15 años y ya ha sido aprobado por la administración Obama y por el congreso de los EE.UU. Los fondos serán repartidos por las agencias de investigación americanas y se prevé un alcance similar al que tuvo la investigación del ADN humano.

Este proyecto no analizará otras estructuras cerebrales más profundas y que son fundamentales en el sueño humano y en trastornos como la narcolepsia o las parasomnias. Tampoco abordará la acción de otras células fundamentales como las glia. Sin embargo, el conocimiento que se va a adquirir sobre el funcionamiento cerebral beneficiará a estos trastornos y a otros directamente relacionados y tan frecuentes como el insomnio.

¿Es la búsqueda de recompensas la responsable de nuestras pesadillas?

Pesadillas-de-una-galletaInvestigadores de las Universidades de Ginebra, Wisconsin y de la Washington University School of Medicine han estudiado los comportamientos no esperados de la persona mientras está durmiendo (parasomnias). Las parasomnias pueden ser una expresión de un incremento de la actividad cerebral durante el sueño. En particular los investigadores se centraron en la actividad del sistema de recompensa del cerebro y en los rasgos de personalidad asociados a este sistema. Para ello estudiaron a 24 pacientes con dos parasomnias clásicas, la mitad con sonambulismo y la otra mitad con pesadillas. Se realizó una polisomnografía y se admnistró el Inventario de Personalidad y Temperamento (TCI) de Cloninger (1986) a pacientes y a un grupo de control de 293 sujetos sanos.

Los resultados obtenidos sugieren que los pacientes con parasomnias podrían tener rasgos de personalidad comunes asociados a las funciones de recompensa del cerebro (alta actividad en el sistema dopaminérgico mesolímbico). Los datos sugieren un incremento general en la sensibilidad hacia la recompensa y la impulsividad, mayor ansiedad anticipatoria y dependencia del apego social. Por otra parte, la excitabilidad exploratoria incrementa la frecuencia de pesadillas y episodios de sonambulismo. En pacientes con pesadillas, la excitabilidad exploratoria también incrementa el tiempo pasado en sueño REM. Esta investigación proporciona apoyo a la idea de que las redes de búsqueda de recompensa están activas durante el sueño humano.

Referencias:

Perogamvros L, Aberg K, Gex-Fabry M, Perrig S, Cloninger CR, Schwartz S (2015). Increased reward-related behaviors during sleep and wakefulness in sleepwalking and idiopathic nightmares. PLoS ONE 10(8): e0134504. doi:10.1371/journal.pone.0134504

Cloninger CR. (1986). A unified biosocial theory of personality and its role in the development of anxiety states. Psychiatr Dev.; 4(3) 167–226. Epub 1986/01/01. PMID: 3809156