Los sueños no están afectados por nuestras experiencias diurnas

En un estudio realizado en personas sordomudas y parapléjicas, se ha encontrado que la forma y el contenido del sueño no fueron diferentes de los de personas sin discapacidad. Sorprendentemente, las representaciones perceptivas, incluso de modalidades que no podían ser experimentadas durante la vigilia por las limitaciones de las minusvalías, fueron bastante comunes también en los relatos de los sujetos con minusvalía.

La teoría de la continuidad del sueño pronosticaría que ya sea el déficit, o las experiencias compensatorias en las personas minusválidas, saldrían a la superficie en el relato de sueño. Sin embargo, el estudio muestra que el yo del sueño no está afectado por la experiencia de vigilia. Una prueba de ello es que los relatos de sueños de personas sordomudas y parapléjicas no pueden ser identificadas por psicoterapeutas expertos adiestrados en la interpretación de sueños. Las conclusiones del estudio se ajustan bien con la teoría de la protoconsciencia (Hobson, 2009), que afirma que el contenido del sueño se alimenta a sí mismo de un esquema corporal innato y por tanto intacto.

Bibliografía:

Hobson, J. A. (2009). REM sleep and dreaming: Towards a theory of protoconsciousness. Nature Reviews. Neuroscience, 10(11), 803-813. doi:http://dx.doi.org/10.1038/nrn2716

Voss, U., Tuin, I., Schermelleh-Engel, K., & Hobson, A. (2011). Waking and dreaming: Related but structurally independent. dream reports of congenitally paraplegic and deaf-mute persons. Consciousness and Cognition, 20(3), 673-687. doi:http://dx.doi.org/10.1016/j.concog.2010.10.020

Más noticias en: https://www.facebook.com/groups/196994090323104/

Narcolepsia y células gliales

Las células gliales son un componente básico de nuestro sistema nervioso. Juegan un papel fundamental de soporte a las neuronas, e intervienen en la creación y estructuración de las redes neuronales de nuestro cerebro.

Las células gliales participan en la reparación del cerebro al producirse algún daño. Su función es, entre otras, normalizar los niveles de los neurotransmisores. Los neurotransmisores son un componente fundamental en la transmisión de información entre las neuronas. Sin embargo, la función reparadora de las células gliales no siempre es del todo eficaz, y su acción puede dar lugar a que la zona dañada se extienda a otras neuronas no dañadas previamente.

La presencia de esta actividad reparadora (gliosis) puede estar relacionada en la narcolepsia con el daño en las células que producen hipocretina (Thannicka et al 2000). La hipocretina es una hormona excitadora que se produce en el hipotálamo, básica para mantener la vigilia.

glia y narcolepsiaExtraído de Thannicka et al (2000)

Es una buena noticia que vaya a celebrarse en Bilbao del 15 al 18 de Julio de 2015 un encuentro de profesionales para tratar la función de la células gliales en la salud y en las enfermedades neurológicas.

Bibliografía: Thannickal, T.; R. Y.; Moore, R. Y.; Nienhuis, R.; Ramanathan, L.; Gulyani, S.; Aldrich, M.; Cornford, C. & Siegel, J. M. (2000). Reduced Number of Hypocretin Neurons in Human Narcolepsy. Neuron, Vol. 27, 469–474. DOI: http://dx.doi.org/10.1016/S0896-6273(00)00058-1

Felicidad, melatonina y fecha de nacimiento

La melatonina es una hormona implicada en el sueño y que aparece en nuestro organismo al atardecer con la falta de luz. Actúa sobre una región del cerebro muy vinculada a nuestro reloj biológico (núcleo dorsal del rafe). Nuestro reloj biológico es entre otras cosas el responsable de que funcionen bien nuestros ritmos de vigilia-sueño. Esta zona cerebral también controla a otras sustancias relacionadas con nuestros sentimientos de tranquilidad y felicidad, la serotonina y la dopamina.

Psiquiatras vieneses encontraron una relación entre la fecha de nacimiento y las personas que sufrían una forma de depresión que aparece frecuentemente en invierno, el Trastorno Emocional Estacional. Este hallazgo ha llevado a un equipo de biólogos de la Universidad de Vanderbilt a estudiar este tipo de depresión.

Estos investigadores han conseguido demostrar en el laboratorio que la fecha de nacimiento es importante. Para ello utilizaron ratones. Los ratones que cuando nacieron fueron criados simulando la luz del verano, mostraron posteriormente niveles más bajos de comportamiento depresivo. No ocurrió lo mismo con los ratones que cuando nacieron fueron criados con luz similar a la de otras estaciones. La luz y la melatonina durante la crianza habían modificado el cerebro de los ratones (núcleo dorsal del rafe). La luz de los nacidos en verano había dado a los ratones mayor capacidad para resistir a la depresión.

Esta investigación aporta un poco más de conocimiento en la relación que existe en las personas entre el cerebro, la luz, la depresión, el insomnio y los sentimientos de felicidad.

Modificado de: http://www.psiquiatria.com/depresion/la-fecha-de-nacimiento-puede-influir-en-los-trastornos-estacionales/?utm_source=boletines+psiquiatria.com&utm_campaign=74be8d31b6-Bolet_n_Depresi_n_14_05_20155_13_2015&utm_medium=email&utm_term=0_89ad673455-74be8d31b6-69009501